lunes, 4 de octubre de 2010

Cómo avanza el Espacio Europeo de Investigación


La Comisión Europea ha hecho hoy público el Informe que evalúa la contribución al Espacio Europeo de Investigación, desde el ámbito científico donde precisamente desarrollo mi trabajo, en el de las Humanidades, Ciencias Sociales y Políticas.

Este estudio desgrana los avances en distintos programas marco sobre la evolución socioeconómica, así como la gobernanza y la ciudadanía en la sociedad del conocimiento.

De forma más concreta, el estudio evalúa el impacto real de esos programas marco que están funcionando sobre cuatro elementos:

* Las políticas de investigación en Ciencias Sociales y Humanidades en cada Estado miembro.
* Los efectos estructurales de los nuevos programas de investigación a cargo de la Comisión.
* La importancia de la inversión en las infraestructuras de investigación en estos programas.
* El impacto del programa en las carreras profesionales de los investigadores participantes.

No pretendo resumir las 152 páginas del Informe, perfectamente detallado, documentado e ilustrado, por lo que invito a que entren aquí para acceder al Informe completo y sus conclusiones, aunque creo destacable resaltar la idea de que en este área del conocimiento la política de investigación está básicamente dominada por la agenda política nacional, de modo que es difícil valorar la relevancia a escala europea, aunque se reconoce como hecho claramente positivo que el Programa Marco ha contribuido a acelerar la interacción entre algunos investigadores y los actores políticos. También se destaca el incremento de la movilidad paneuropea entre investigadores, a pesar de las diferencias en cuanto a estrategias investigadoras y de financiación entre Estados miembros. La observación de los resultados invita a sugerir la conveniencia de asegurar la coherencia entre los distintos instrumentos, en vista de que las acciones de lo que conocemos como la Europolítica tienen impactos muy distintos en cada país. Por ello, la Comisión insiste en fomentar los efectos estructurales de los grandes instrumentos financieros, para avanzar en la investigación comparada en términos metodológicos, y para posibilitar la obtención y análisis de datos a escala europea, facilitar la cooperación entre las disciplinas que afecten a una misma área de investigación, y desarrollar infraestructuras comunes (o bien compartidas), lo que supone instalaciones, base de datos, indicadores, metodologías, etc. Por último, se plantea la necesidad de mejorar la difusión de los trabajos y estudios, así como de las técnicas de gestión de proyectos.

En definitiva, buscamos para la Unión Europea un modelo de investigación interdisciplinar, trabajando hacia un modelo de investigación comparada, fomentando también la inversión nacional en ese ámbito, facilitando la autonomía del investigador, pero propiciando el trabajo en equipo. En la parte final del Informe se incluyen ejemplos concretos del impacto político de algunos proyectos de investigación en Estados miembros de la UE, especialmente en lo que respecta a transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad en la acción política. Estos logros, aunque parezcan escasos, auguran buenas opciones de futuro, pero sobre todo resaltan la necesidad y relevancia de la tarea de los investigadores en el campo de las Ciencias Sociales y Políticas para mejorar la acción de gobierno y la gobernanza europea.