sábado, 26 de septiembre de 2009

Elecciones en el vecindario

Mañana domingo eligen a sus representantes parlamentarios nuestros vecinos de rellano, los portugueses, y los de dos pisos más arriba, los alemanes. Y dado que vivimos en una comunidad de vecinos y todos compartimos ascensor y zona comunitaria (Parlamento, Tribunal, Comisión, directivas y normas más o menos antipáticas...), al final acabará afectándonos quién tome las decisiones en las reuniones de vecinos (léase Consejo de la UE), e incluso sus preferencias musicales, y es que por muy tolerantes a la diferencia que seamos no es lo mismo tener las Goldberg de Bach de fondo que AC/DC a toda mecha.

Alemania, el vecino de arriba, es uno de los grandes, lleva viviendo aquí desde el principio y además es el más europeísta de todo el vecindario, se encarga de controlar la tesorería y sus habitantes gozan de apartamentos privados con notable autonomía, aunque hay uno que sienta las bases del modelo de comportamiento del resto. Los alemanes son muy dados al consenso (y por eso me suelo entender tan bien con ellos), y prueba de ello es que estos cuatro años han estado gobernados por una gran coalición entre democristianos (CDU) y socialdemócratas (SPD), presidida por la líder del CDU, Angela Merkel. Tras una campaña extraña en la que la canciller Merkel ha tenido que enfrentarse dialécticamente a su propio ministro de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, cabe decir que el electorado no parece estar excesivamente motivado. Como bien comentaba la prensa tras el debate televisado, sería absurdo esperar que ambos echaran por tierra públicamente el trabajo desempeñado por su gobierno en este mandato, de ahí lo insulso de la campaña.

Si por un lado es envidiable ese espíritu de consenso, la paradoja es que el consenso pleno entre los dos partidos grandes termina por empobrecer el sentido profundo de la democracia como alternancia y control del poder. El resultado indeseable es que la opinión pública puede percibir que hay una ausencia total de oposición. En este sentido, yo soy más partidaria de un gobierno de coalición, pero con una oposición fuerte y con alternativa ideológica o al menos programática. Sobre ese argumento tal vez sería preferible, si es que los alemanes desean revalidar a Merkel como canciller, una coalición con los liberales (FDP), opción no descartable si nos fiamos de los sondeos preelectorales. A los que lean inglés, les animo a leer mañana la crónica de nuestro amigo Julien, quien además pasará el domingo en un colegio electoral a pie de urna.

En cuanto a nuestros vecinos de rellano la cosa tiene más miga a la par que incidencia directa sobre España, empezando por el futuro del tren de alta velocidad entre Portugal y Galicia, al que se ha manifestado contraria la candidata del PSD. En líneas generales está sucediendo algo similar a Alemania en el sentido de que la política no está tan bipolarizada, pero más bien por la proliferación de fuerzas pequeñas, y además parece que aún en el caso probable de que el socialista actualmente en el poder, José Sócrates (PS), se lleve el gato al agua, seguramente se verá forzado a buscar alianzas o negociar algún tipo de consenso, y en este caso diríamos que los portugueses todavía tienen cierto trecho que recorrer en cuanto a cultura de consenso. A pesar del varapalo de los socialistas portugueses en las europeas, parecen haber recuperado cierto fuelle por algunos errores que, según la prensa portuguesa, ha cometido la candidata Manuela Ferreira del Partido Social Demócrata (PSD), quien por cierto dicen las malas lenguas que detesta a los españoles y considera a España como "enemigo" a batir, en fin... No comment. Mal vamos con candidatos que se expresan en estos términos tan retrógrados. Por otro lado, se vislumbra como tercera fuerza el partido conservador, liderado por Paulo Portas (CDS-PP). A tenor de las encuestas habrá unas elecciones muy reñidas en el país peninsular. Ojalá gane el mejor, y a poder ser alguien dialogante y pacífico, por lo pronto me conformo con que no haga barbacoas en la terraza que puedan provocar un incendio en nuestra casa...