miércoles, 16 de septiembre de 2009

Barroso es el hombre

Finalmente Barroso ha sido reelegido para presidir la Comisión por un nuevo mandato de cinco años. Ha obtenido una holgada mayoría gracias al apoyo del grupo mayoritario, PPE, y de los Liberales, que en todo caso recalcan no es un cheque en blanco.

Barroso debe afrontar (si toda va bien en Irlanda el día 2) una nueva arquitectura institucional y sobre todo un presidente del Consejo Europeo, permamente durante dos años y medio, figura que puede eclipsarle y no sólo en visibilidad.

El punto fuerte de Barroso es sin duda su capacidad de diálogo y consenso. Aún así tiene muchos oponentes, y una opinión pública que desconoce cuál es el programa del portugués para la UE. En el documento de orientación política que Barroso presentó ante el PE afirma que la crisis es económica, financiera y de valores, sin acabar de definir criterios, y más cuando la crisis económica hace que cada Estado arrime el ascua a su sardina, y como ejemplo lo que nos cuenta el semanario belga Knack: Por una parte, Holanda hace todo lo posible para no cumplir el acuerdo para hacer más profundo el río Escalda y, con ello, ampliar el puerto de Amberes. Por otra parte, Alemania compra puestos de empleo de Opel a costa de -entre otras cosas- la fábrica de Amberes.