jueves, 27 de agosto de 2009

6+5: La FIFA y los derechos de los futbolistas europeos

[Imagen: Michel Platini (presidente UEFA) y Joseph Blatter (presidente FIFA).]


Para los que somos aficionados al fútbol, la famosa sentencia Bosman marcó un hito en lo que representa la Unión Europea y el gran avance que supone para los derechos de los ciudadanos a circular libremente. En los últimos meses se ha producido un enorme y hasta desagradable revuelo a raíz del empeño de la FIFA en imponer una nueva medida discriminatoria, la conocida como la "Regla 6+5". En la propia página de la FIFA se exponen algunas de sus razones para defender dicha regla. La Comisión Europea ha sido contundente, y aquí se accede al comunicado donde se deja de manifiesto el carácter discriminatorio para con los derechos de los trabajadores comunitarios, así como su negativa a acatar dicha norma.

Según los medios de comunicación, la FIFA ya ha adoptado de hecho esta medida, que consiste en obligar a los clubs a tener sobre el campo al menos 6 jugadores nacionales en cada partido. Esto representaría una discriminación para los jugadores comunitarios no nacionales, que ahora están en igualdad de derechos.

En estos momentos la situación está pendiente de resolución. El proyecto prevé que para el 2012 todos los equipos europeos tengan un tope de extranjeros en sus plantillas. Al preguntarse algunos analistas sobre la razón de la insistencia de la FIFA en esta medida, se apunta al deseo de recuperar el poder político y judicial sobre el mercado de traspasos de jugadores. También es cierto que muchas federaciones desean ver reforzadas sus canteras de futbolistas, debilitadas por el aluvión de jugadores de otros territorios comunitarios.

Tan evidente es la lucha de intereses, que el propio Blatter, en una gira diplomática sin precedentes, ha recogido personalmente el apoyo de distintas federaciones y gobiernos europeos para su propuesta. Tras ello, la FIFA presiona para que la UE de los 27 ratifique esta medida al entrar en vigor el Tratado de Lisboa. Curiosamente, existe un paralelismo cuando en 1999 se intentó que en Niza entrara en vigor la discriminación que anuló la sentencia Bosman. Recordemos con respecto a este jugador belga que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Luxemburgo el 15 de diciembre de 1995 dictó sentencia en la cual declaraba ilegales las indemnizaciones por traspaso y los "cupos de extranjero" de jugadores de Estados miembros de la Unión Europea.

Y por cierto, ¿qué dice la UEFA, presidida por el francés Platini? Por el momento, se mantiene al margen, aunque concienciados por su relación con la UE, están intentando adaptar la proposición del "6+5" al Derecho europeo. Lo cierto es que la FIFA se ha movilizado muchísimo y que los intereses en juego son muy poderosos, pero hay algo bien cierto, y es que la credibilidad de las instituciones de la Unión Europea está en juego, máxime si hay que llegar al recurso del Tribunal como en el caso Bosman, y éste debe afrontar un conflicto de intereses. Habrá que seguir este asunto muy de ceca porque aunque el Tratado de hecho sí ha reconocido la especificidad del fútbol, lo cierto es que el fútbol no está o no debería estar por encima de las leyes.