martes, 15 de abril de 2008

¿Cómo se desarrolla el presupuesto de la UE?

A continuación un breve resumen de lo que es la actividad presupuestario (ver otras entradas específicas para mayor desarrollo de esta cuestión).

Finalidad:
En primer lugar cabe decir que el presupuesto europeo debe basarse siempre en un gran consenso, y tiene su justificación en financiar actividades que el conjunto de los Estados miembros y parlamentos han definido de común acuerdo en los Tratados.

Un reducidísimo porcentaje, apenas el 1 % del PIB de la UE, lo que equivale aproximadamente a 235 euros per cápita, se destina al presupuesto anual de la UE.

Su sentido inicial es la mejora de la cohesión interna, el desarrollo de las zonas perjudicadas, etc. y en este sentido se financian sobre todo actividades de ámbito rural (la famosa PAC), regional, estructural, medioambiental, etc. aunque se invierte también en desarrollo del espacio de libertad, seguridad y justicia sin fronteras interiores. Una parte del presupuesto comunitario se destina a la ayuda humanitaria y el desarrollo económico en el mundo.

Democracia:
Las programaciones de gastos anuales se negocian entre el Parlamento Europeo y el Consejo de Ministros sobre la base de una propuesta de la Comisión. El presupuesto cubre la financiación de todas las instituciones de la Unión. Fija los ingresos y los gastos previstos para el año, enumera todas las actividades que deben financiarse y establece el total de los recursos disponibles en términos de dinero y personal para cada una ellas, y además especifica los actos que autorizan las distintas acciones.
A veces la ejecución de las actividades requiere un acto legislativo comunitario propuesto por la Comisión y aprobado por la autoridad legislativa, o sea el Parlamento Europeo y el Consejo de Ministros conjuntamente.

Dimensión:
Los ingresos y gastos presupuestarios se limitan en virtud de un acuerdo, quedando los gastos limitados por el Tratado, de modo que el presupuesto de la UE no puede presentar jamás déficit alguno. Los ingresos proceden de tres fuentes principales: los derechos de importación, una parte de la base IVA de cada Estado miembro y una ulterior contribución de los Estados miembros calculada en función de su producto interior bruto (PIB).
El importe que puede ponerse a disposición de la Unión está sujeto a unos límites en virtud de un acuerdo de los Estados miembros y de los parlamentos. Este límite máximo equivale actualmente al 1,24% del producto interior bruto de la Unión para los pagos efectuados con cargo al presupuesto comunitario.

Frente a esto, cerca del 45% del producto interior bruto de la Unión se destina a los gastos públicos nacionales, regionales y locales de los Estados miembros.

Los gastos de la UE están asimismo limitados por un acuerdo plurianual celebrado entre los miembros del Parlamento Europeo, el Consejo de Ministros y la Comisión Europea. Este acuerdo contiene un Marco financiero plurianual. Actualmente existe un Marco que cubre el período 2007 a 2013.

Gestión:
La Comisión es responsable de la ejecución del presupuesto pero comparte muchas de las tareas de gestión con los Estados miembros. Un acto jurídico comunitario - el Reglamento financiero – acordado por los Estados miembros define las normas aplicables a la hora de solicitar, presupuestar y utilizar los recursos de la UE. Todos los ingresos y gastos deben contabilizarse. Se elaboran estados financieros que reflejan el activo y el pasivo de la Unión y se lleva una contabilidad general y presupuestaria.

El personal de la Comisión está en gran medida organizado en lo que se conoce como Direcciones Generales (DG), cada una las cuales trabaja a las órdenes de un Director General. Los miembros del personal de las DG gestionan los programas y actividades de la UE en sus respectivos sectores, con la eventual colaboración de sus homólogos en los Estados miembros.

Las auditorías corren a cargo de auditores internos y externos (como el Tribunal de Cuentas Europeo). Anualmente, los Directores Generales deben redactar un informe en el que dan cuenta del trabajo de sus Servicios y de la utilización que se ha hecho de los recursos puestos a su disposición. Estos informes de actividad anuales se presentan a los miembros de la Comisión y se transmiten en forma de resumen a la autoridad presupuestaria, es decir, al Parlamento Europeo y al Consejo de Ministros, antes del 15 de junio siguiente a cada ejercicio presupuestario.

La Comisión es responsable ante el Parlamento de la utilización del presupuesto de la UE
Los informes anuales de los auditores internos y externos sobre la gestión de los fondos de la Unión se transmiten al Parlamento Europeo y al Consejo de Ministros. Anualmente, en el marco del procedimiento conocido como de aprobación de la gestión presupuestaria, la Comisión Europea y las restantes instituciones de la Unión deben responder ante el Parlamento Europeo por la utilización hecha de los recursos puestos a su disposición. La Comisión tiene a su cargo realizar un seguimiento de las conclusiones extraídas y de las recomendaciones formuladas en el marco del citado procedimiento por el Parlamento Europeo y el Consejo de Ministros. El Parlamento, el Consejo y el Tribunal comprueban la efectiva realización de dicho seguimiento.