lunes, 10 de marzo de 2008

Parlamento y Senado para Europa

[Parlamento de Estrasburgo en foto nocturna.]


Hace un rato tomando el café de sobremesa he leído una reflexión muy interesante sobre el posible traslado de la sede del Parlamento Europeo a Bruselas. No parece muy sensato que los diputados deban trasladarse una semana cada mes a Estrasburgo para los plenos, cuando la práctica totalidad de la actividad parlamentaria se realiza en las tres semanas restantes en Bruselas. ¿Tiene sentido que una vez al mes los parlamentarios deban cargar con sus bártulos a otra ciudad?
La sede alsaciana tiene su origen en las negociaciones primigenias de la Comunidad, y en la simbología de Estrasburgo como corazón de Europa, pero hoy en día no tiene demasiado sentido, los parlamentarios están por irse a Bruselas, y muchos lobbies (que tanto peso tienen en las decisiones comunitarias). No hay posturas oficiales, pero Liberales, Verdes y Socialistas se han mostrado claramente favorables a esta opción. Los más federalistas son partidarios de agencias europeas repartidas en los 27 estados, y resaltan que las 3 instituciones legislativas deberían estar en la misma ciudad. Es algo totalmente sensato desde mi punto de vista.
Estrasburgo demoniza esa idea, ve peligrar sus intereses económicos, y el Parlamento acaba de adquirir el edificio, parece improbable que para dejarlo en desuso.
Los Verdes han sido los más atrevidos e innovadores sugiriendo un sistema bicameral, una Europa Federal con doble cámara, senado de representación territorial, con sede en Estrasburgo, y congreso, con sede en Bruselas.
Sin ser los Verdes santo de mi devoción, esta vez no podría estar más de acuerdo con su visión.